PASCUAL CABALLERO (MSF): “DAMOS RESPUESTAS EQUIVOCADAS A LOS CONFLICTOS QUE NO NOS TOCAN DE CERCA”

Las catástrofes, la violencia, los  atentados terroristas  y las enfermedades que sufren los seres humanos que viven en los países empobrecidos apenas se conocen en el mundo desarrollado. Más de 65,5 millones de personas fueron desplazados forzosos en 2016, según ACNUR, datos “demoledores”, como los define el Dr. Pascual Caballero, pediatría referente de Médicos sin Fronteras, quien participó en la mesa sobre Cooperación Internacional celebrada el pasado 17 de noviembre en Jerez en el marco de las V Jornadas de Colegios de Médicos de Andalucía (CACM).

 Para Pascual Caballero, a los “conflictos olvidados que no nos tocan de cerca, que no son nuestros dramas, les damos respuestas desde el desconocimiento de lo que les sucede”. Guillermo Vázquez Mata, asesor de Cooperación del CACM, refuerza esta idea: “Si no contextualizamos, el diagnóstico es equivocado. Miramos con ojos occidentales y así no vemos la realidad de estos países”, afirma.

Todos y cada uno de esos seres humanos sufren los traumas físicos y psíquicos de la desesperación, la violencia y la pobreza. La superpoblación, el cambio climático, que genera ‘refugiados climáticos’, las megaciudades y los ínfimos salarios dispararán la pobreza en el África subsahariana durante los próximos veinte años.

Más de tres millones de personas viven con medio dólar al día. “Sin ingresos básicos no hay manera de evitar la pobreza y sus componentes”, recalca Guillermo Vázquez Mata.

El tráfico de medicamentos falsos causa millones de muertes mientras que proporciona beneficios de 75 billones de dólares al crimen organizado.

“Pese al compromiso de las ONGs y de la sociedad civil, la responsabilidad de los gobiernos y las agencias internacionales es fundamental para evitar o minimizar los conflictos que originan flujos migratorios pero también para dar una respuesta adecuada a corto y largo plazo a las necesidades de las poblaciones desplazadas”, reclama Pascual Caballero.

Encauzar la cooperación desde la FCOMCI

Tal y como explica Tomás Cobo, Vicepresidente de la Organización Médica Colegial y moderador de la mesa, laFundación de los Colegios Médicos para la Cooperación Internacional (FCOMCI) “nace y se desarrolla con el objetivo de ayudar, proteger y  encauzar el entusiasmo de los profesionales médicos que quieren realizar  su actividad profesional en países  empobrecidos”.

Entre sus herramientas, la FCOMCI cuenta con un registro de médicos cooperantes y voluntarios, que permite crear sinergias con todas las ONGs  que tienen misiones en el terreno y con la AECID. “El objetivo es que la acción del médico cooperante o voluntario sea segura y útil, no insegura y fútil”, afirma Tomás Cobo.

La cooperación eficaz plantea muchos retos y uno de los principales es el formativo. En este sentido, la OMC se destaca como un agente esencial que junto con el gobierno de España y las comunidades autónomas está llamado a potenciar la formación médica universitaria en los países empobrecidos mediante convenios con hospitales y universidades españolas, a la vez que se crean alianzas con otras carreras sanitarias con el objetivo de alentar esta formación y hacerla sostenible en el tiempo.

0 comentarios