La V Mesa del Voluntariado del COMCADIZ apuesta por generar redes que hagan más eficaces las acciones de cooperación internacional

Las reflexiones que tanto desde las organizaciones como desde la administración se aportaron durante la V Mesa del Voluntariado, organizada por el COMCADIZ este pasado lunes en la víspera del Día Internacional del Voluntario, apuntan en una misma dirección: la importancia de la cooperación al desarrollo como vía para suavizar desequilibrios y en el horizonte, aspirar a que se haga efectivo el derecho a ser iguales.

La cooperación y el voluntariado tratan de ir por delante y dar respuesta práctica a interrogantes que individual y colectivamente se plantea tímidamente o ha dejado de plantearse cotidianamente una sociedad desarrollada. Los voluntarios y cooperantes avanzan en medio de esos porqués, se aproximan en su labor a la verdadera realidad y tratan de promover respuestas reales a esas preguntas. En esta línea lazó el reto del debate la Dra. Carmen Sebastianes, de la Sección de Cooperación del COMCADIZ, a la hora de moderar la Mesa. Los ponentes aceptaron el desafío e hicieron emerger en sus intervenciones la realidad de la cooperación y de cómo la asistencia integral permite formar redes que son a la larga las más efectivas para desarrollar una labor estable.

Xisco Muñoz, del Departamento de Proyectos Juan Cuidad ONGD, describió las áreas en las que esta organización despliega su labor, dirigida a proyectos, ayuda humanitaria, voluntariado, sensibilización y educación para el desarrollo (EpD), y que Juan Ciudad pone en práctica en 70 hospitales de 27 países empobrecidos fundamentalmente de América Latina pero también de África y Asia. Xisco Muñoz explicó que se persigue la “total participación de las comunidades locales” en proyectos que siguen un proceso de evaluación, formulación, financiación, ejecución y nueva evaluación mediante indicadores cuantificables, con los que se procura “una mejora que se traduzca en una red de proyectos a largo plazo”, señaló.

En los años 90 se pusieron en marcha los primeros microcréditos, hoy más extendidos. África Directo lleva en la actualidad 40 proyectos de este tipo en Uganda, Tanzania y Kenia. Su Delegado Provincial, Ramón del Cuvillo, describió este modelo de ayuda al emprendimiento que tiene el efecto de “crear lazos dentro de la comunidad”, proyectos que parten de situaciones de extrema pobreza y que alientan la capacidad y la voluntad de iniciativa de cada comunidad en que se localizan. 

Ibermed Médicos con Iberoamérica desarrolla su labor cooperativa en Guatemala, el tercer país más pobre de América Latina, al que empobrece aún más la violencia y al que la malnutrición pone trabas añadidas para su desarrollo futuro. En este contexto, los cooperantes de Ibermed atienden y tratan enfermedades que desde la perspectiva occidental  son muy controlables y en muchos casos erradicadas en los países desarrollados. José María Ruiz Tudela, presidente de Ibermed, evidenció la relevancia que adquiere la cooperación para erradicar la pobreza no sólo económica: “Aquí entra el papel del cooperante para trabajar por el derecho a ser iguales”, señaló.

El IV Plan Andaluz de Voluntariado, que acaba de presentarse, contempla una inversión total de 46 millones de euros para el próximo cuatrienio, de los que más de 25 millones irán destinados a políticas de Igualdad. En la actualidad la Junta de Andalucía tiene registradas 215 entidades que agrupan a más de 110.000 voluntarios. Estas cifras, como explicó la Coordinadora de Voluntariado de la Junta para el Campo de Gibraltar, Isabel Beneroso, suponen un avance cualitativo “ya que dejamos de hablar de gasto para hablar de inversión social”.

La V Mesa del Voluntariado del COMCADIZ volvió una edición más a poner en valor la acción de la solidaridad y de la cooperación como una de las experiencias que dejan una huella más imborrable en quienes la viven.

0 comentarios