Cuando el hospital es objetivo de guerra

guerrahospital

MSF reclama una investigación independiente por el bombardeo de un hospital en Siria

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha solicitado la apertura de una investigación independiente sobre los ataques aéreos que destruyeron esta semana el hospital de Marat al Numan apoyado por la organización en la provincia siria de Idlib, en el norte del país, en el que murieron nueve trabajadores médicos y 16 pacientes. Asimismo, ha denunciado que los ataques contra civiles y hospitales deben parar de “inmediato”, ya que la normalización de este tipo de ataques es “intolerable”.

“Según los testimonios del personal médico en el lugar, cuatro misiles impactaron contra el hospital en un ataque que duró unos dos minutos. Cuarenta minutos después, después de que llegaran los equipos de rescate, el edificio fue bombardeado de nuevo”, ha relatado presidenta internacional de MSF, Joanne Lui ante la ONU donde ha denunciado los ataques contra estructuras médicas en Siria.

La responsable de la ONG ha advertido de que no se trata de una acción casual, ya que “este ataque sólo puede considerarse como deliberado”. En cuanto a la responsabilidad, ha apuntado que “probablemente” se trata de una acción de la coalición que lidera el Gobierno de Bashar al Assad, “especialmente activa en la región”.

“Decimos probablemente porque no tenemos más pruebas que los relatos de nuestro personal”, ha dicho Liu, a la espera de que puedan seguir recabando más pruebas. La presidenta de MSF confía en que terminen aclarándose los hechos y, con este objetivo, ha propuesto la apertura de una “investigación independiente”.

“La atención a la salud es el objetivo de bombas y misiles en Siria  y por ello los ataques contra civiles y hospitales en Siria deben parar. La normalización de este tipo de ataques es intolerable” ha dicho la presidenta quien ha denunciado que “hoy en Siria lo anormal es ahora normal. La inaceptable es aceptado”.

Asimismo ha asegurado que la “cínica destrucción” de hospitales y el continúo “asesinato de personal médico” priva a comunidades enteras de atención médica crítica y que por ello los ataques contra civiles y hospitales deben parar de “inmediato”. MSF ha afirmado que quieren ver que “los acuerdos se traducen en un cese de combates y  bombardeos” y que el Consejo de Seguridad de la ONU y todas las potencias involucradas en la región “hagn más”-.

La organización ha confirmado que no había trasladado las coordenadas GPS del hospital ni a las autoridades sirias ni a las rusas, pero ha aclarado que fue por petición del propio personal, que temía un ataque intencionado.

La directora de operaciones de MSF Francia, Isabelle Defourny, ha explicado en la comparecencia que los trabajadores temen que, si se notifican las coordenadas, “las posibilidades de sufrir un ataque son mayores”. “Es algo público que proporcionar asistencia humanitaria en zonas controladas por la oposición está criminalizado por el Gobierno sirio”, ha apuntado.

Al menos 50 civiles perdieron la vida el lunes por una serie de ataques contra cinco centros médicos y dos escuelas en localidades controladas por los rebeldes.

0 comentarios